No nos hemos olvidado de la crónica

STANDARD & BLUES

SALA OLVIDO 15. MADRID

14 de diciembre de 2012.

Al final, llego el día y, fieles a su cita, Standard & Blues se encerró con su público en la Sala Olvido 15 de Madrid y fueron poco a poco desgranando su repertorio de versiones, que hicieron las delicias del respetable.

La noche empezó calentita a pesar del frío que hacia fuera (en torno a los 0 grados y bajando) y buena culpa la tuvo la Sala Olvido 15 que ofrecía un aspecto muy acogedor y elegante y a un público que esperaba impaciente el trabajo de los S&B, a juzgar por la caras de expectación que se veían alrededor del escenario.

El concierto arrancó con el legendario “Long Train Running”, de los Doobie Brothers, inicio muy habitual de estos chicos, al que siguió el potente “Urgent”, de Foreigner, y el “Questa è la mia vita”, de Luciano Ligabue, un tema italiano no muy conocido en España, pero un guiño del grupo a sus incondicionales, que ya empezaban a corear el estribillo con ganas.

El primer bloque de temas acabó con “Unchain my Heart”, del gran Ray Charles en la versión de Joe Cocker, ejecutado con mucho estilo, sobre todo a la hora de los solos.

A estas alturas de concierto el público se encontraba muy animado y la sala ya estaba prácticamente completa. Hay que señalar que el sonido fue muy bueno durante toda la noche y se veía que detrás había un trabajo excelente por parte de los músicos y de los técnicos de la sala, que lograron gran nitidez para los solistas y potencia en la base rítmica, lo que derivó en un compacto sonido de grupo, como pocas veces les habíamos visto a los S&B.

El segundo bloque continuó con “Lobo Hombre en París”, de La Unión, anticipo de lo que vendría después, y con “Just what I needed”, de Los Cars, y “Who can it be now”, de Men At Work, dos clasicazos de los ’80, todos ellos muy correctos, manteniendo el espíritu de los temas originales.

A continuación vino “Moondance”, de Van Morrison, y una versión revisitada de “Seven Nation Army” de White Stripes à la mode de los franceses Ben L’Oncle Soul, con coreografía y todo. Muy divertida y que la gente aplaudió con ganas.

En este punto y durante el “Moondance” se presentaron los músicos y es parada obligada hacer mención a cada uno de ellos viendo su progresión en los últimos tiempos.

La incorporación de Iván Rivas a la batería ha sido básica para la definición rítmica de los temas, al que se une el trabajo habitual de FJ Santos al bajo, impecable toda la noche.

A las guitarras rítmicas y solistas, Alberto Zamora y José Luis Berbel estuvieron incansables y muy trabajadores toda la noche.

Miguel Morea, al saxo, magistral en sus solos ya habituales en el grupo y que son una auténtica seña de identidad de la banda madrileña. Muy comentada, aunque con división de opiniones fue el uso por parte de Miguel Morea de un controlador de vientos (Midi Wind Controller), también conocido en familia como “la Piruleta”, que aportó un toque “vintage” a algunos temas. Ya veremos cómo evoluciona este experimento…

Y por supuesto, mención aparte merece la actuación de Fernando Arribas, voz y alma del grupo y, como es habitual, al mando de toda esta maquinaria. Tenemos que decir que fue una de las mejores noches que recordamos de “Fernie”, pletórico en la voz, y que se encontró más a gusto que nunca en el escenario.

Se retomó el ritmo con “El límite”, de La Frontera, coreado con ganas con el público. A continuación le tocó el turno a una versión acústica con guitarras y bajo de “Your Song”, de Elton John, fantásticamente interpretada por Fernando Arribas y que fue uno de los temas más comentados post concierto.

Seguidamente, los S&B hicieron una versión del “It’s my life”, de Bon Jovi, que la gente cantó entusiasmada pero que quizá fue de los temas más flojos de toda la noche, al que le faltó algo de fuerza en algún momento.

Rápidamente se retomó el ritmo con el calentito “Pan y Mantequilla”, versión más reggae si cabe que la de Efecto Pasillo, y con “Flaca” de Calamaro, con unos coros casi “solistas” de FJ Santos, cuasi cristalinos.

A continuación, y encarando la recta final, el “Summer of ’69”, de Bryan Adams, con “piruleta” incluida; la apoteosis final con “Insurrección”, de El Último de la Fila, en versión de Miguel Ríos y Manolo García; y, por supuesto, con el tema insignia de grupo: “No puedo vivir sin ti”, de Los Ronaldos, con el público entregado y cantando de principio a final estos últimos temas.

El bis final, ya sin tiempo para más, fue para “Mucho mejor”, de Los Rodríguez, más conocida por “Hace calor”, con una original introducción de “Funky Town”, de Lipps Inc, que inexorablemente llevó al final de la actuación de los S&B, con el público bailando y pidiendo más y más.

Como resumen, podemos decir que fue una noche de buena música con un ambiente fenomenal y que, aunque los músicos estuvieron a la altura de la cita con creces y no defraudaron, buena parte del éxito fue de ese público entusiasta que lo dio todo y no paró de saltar, sudar y bailar.

Al final de la cita todos se conjuraron para volver próximamente y si cabe, con más fuerza.

Allí estaremos para contarlo… y disfrutarlo.

olvido15

Anuncios

Un comentario en “No nos hemos olvidado de la crónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s